Se te nego la luz y caminando por un sendero lleno de calor.
Corriste para salvarte y te diste cuenta que la miseria no era tu culpa, que no es pobreza que es un completo dilema.
Buscaste el fruto de la luz negada, que contradicción de esta tradición efimera del deseo de casa de una casa que se dice país, ciudadanizo el lamento y conmemoro las fechas de las cual no eres parte.
Se te niega la luz y no tienes techo
Se te nego la luz y apenas tienes 2 ventanas, ventanas que siempre estan cerradas, pero por ti lo haces por otro lado para salir, que raro no hay puerta que cerrar.
Te prometen oro y lo que te entregan es cobre.
Corramos, grita… digamos que la luz no es subordinada, hay que gritar fuerte que nuestro techo es el cielo que lo que nos cubre del frio es el papel de la palabra… lo unico que nos pertenece.
Que no hay puerta en nuestro hogar, pero hay quien la toca y dice “hola, aqui estoy” que no hay color pero vivimos en parque lleno de matices verdes y al norte el amarillo en diversos tonos. Volteo a mi izquierda y derecha y no dejo de mirar azul, que no abunden las mentiras, solo se nubla la memoria y se borra la historia, cualquier marca nos arrastra, basta, que sigan parando el pecho a ver si asi apagan el fuego de este cartucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: