Para permanecer en el amor hay que provocar y sostener el deseo por el encuentro

Para permanecer en el amor hay que provocar y sostener el deseo por el encuentro

Permanecer en el amor implica construirlo día  a día:

Encontrarse en las pequeñas cosas, así como en los grandes momentos, descubrirse en cada gesto y palabra. Alimentar el amor que se siente, en la celebración cotidiana del encuentro.

He hablado tanto de los encuentros y es una tesis fundamental de lo cotidiano, al final del día entendemos que los encuentros tienen un hilo de certeza, suceden no porque sí, están llenos de casualidades. Casualidades donde está el uno con el otro. Si se buscan con el afán de encontrar, termina por perderse.

Trabajar, entonces, desde la apertura y la validez,  para que el otro, el amado, aparezca como es. Concentrarse en entender desde la compasión antes que desde la pasión. Facilitar los reconocimientos, las conversaciones, la empatía , la confianza, el construir conjunto.

Desafiar a la rutina para transformarla en una sucesión de nuevos encuentros. Y disfrutarlos, así de rutinarios como se den. Para que se den, provocativamente amorosos.

La casualidad y los encuentros son escasos suceden tan poco, que el mundo está lleno de desencuentros y malos tratos, es fácil lastimar y herir a tu ser amado es fácil, no ver desde donde decimos las cosas más, pero tener el valor todos los días de ese encuentro [pareciera] muy difícil. No es fácil sostener nuestro deseo, decidido en la medida en que implica asumir un riesgo absoluto. Más es muy común aplicar en lo real la frase canónica: “servirse del X para ir más allá de Y”.

El amor no esta ahí y ya, es una mentira que se da porque sí, es imposible que surja de la nada, tan sólo mirarse. Es permanecer y para permanecer en el amor implica construirlo día a día y hacer para que se logre.

Jorge Dalca

Deja tu mensaje