Ya algunas semanas atrás hablábamos del desempeño del nuevo iPhone4s y sus bondades, hoy le toca principalmente la oportunidad al iPad, de lo que será ¿Para qué voy a necesitar yo un dispositivo móvil?  situado en 3 partes para el desarrollo de este articulo.

Apple menciona el futuro postpc al referirse no tener que depender de una maquina que sincronice lo que necesitamos en nuestro dispositivo, va acertando con el iOS 5 que permite esto y mantiene a sus usuarios contentos.

Pero que sucede cuando las exigencias se vuelven cada vez mayores, el standard de lectura incrementa y nuestro dispositivo mantiene lo necesario. Asi es, hablo de la pantalla con Retina Display que vino a darle el vuelo a los teléfonos móviles(iPhone 4), su nitidez genero que muchos profesionales volteaban a verlo a diferencia de su antecesor iPhone 3Gs.
Jobs afirmó en la keynote que la nueva pantalla del iPhone 4 posee más píxeles de los que el ojo humano es capaz de apreciar a una distancia de entre 10 y 12 pulgadas (alrededor de los 27 centímetros), que suele ser la distancia de observación del iPhone. Retina Display tiene 326 ppp (píxeles por pulgada) en comparación con los 300 ppp que tan sólo capta el ojo humano.

Pero que sucede con el iPad que apesar de tener un iPad 2 sigue manejando el mismo pixelaje que el iPad 1. Ya mucho se habla de un pronostico interesante para un nuevo iPad y es que ver como a evolucionado su primo hermano en telefonía es increíble cargar ya una cámara de 8 megapixeles y grabar a HD llama la atención de los profesionales.
La pregunta seria ¿que esperaríamos para el iPad[3]? yo apuesto mucho a su pantalla y lo que representaría para quienes exigen cada vez mas un dispositivo con un hardware que rinda en su desempeño diario, lo que deja de ser un solo capricho y se vuelve una herramienta de trabajo.

 Medicina

Algo que me llevo a escribir esta articulo es el desempeño que va a generar en el ambiente clínico. Tengo la fortuna -para quienes no lo sabían- de laborar para un hospital y los efectos que la tecnología tiene para ir avanzando es cada vez pasos mas agigantados, desarrollos para ortopedistas, la posibilidad de acceder a historiales, medicación, pruebas clínicas como análisis, radiografías, TAC, etc. en un aparato que se lleva como una ficha médica, y que no requiere por tanto de utilizarlo como un portátil y se puede revisar y actualizar sobre la marcha es lo que la exigencia en el campo profesional crece día con dia.

En la actualidad, el iPhone, iPod Touch y iPad cuentan con más de 10.000 aplicaciones informáticas centradas en la salud del ciudadano (un podómetro, un medidor de la frecuencia cardiaca, una calculadora del índice de masa corporal…). No sólo eso. Son muchos los médicos que ya emplean estos dispositivos para telemonitorizar a los enfermos: controlan sus constantes vitales sin ni si quiera estar en el hospital. Que ya vimos como un joven de la UNAM fue el primer mexicano que realizo una cirugía con un iPod Touch.

“Usar los teléfonos de alta gama como instrumento de trabajo ofrece grandes posibilidades, es un elemento de cálculo y de información. Además, permite la comunicación con médicos y pacientes”, explica Miguel Ortiz, director de Sistemas del Hospital de Torrevieja (Alicante), uno de los centros españoles más informatizados y en el que los especialistas están muy acostumbrados a usar las agendas electrónicas (PDA) y el iPhone en su quehacer diario.

Por lo tanto, como ha sucedido con el teléfono de Apple, es presumible que el iPad acabe por imponerse también en la Medicina. “Habrá que valorarlo primero, no se trata de tener siempre el dispositivo de última generación sin que éste sea realmente útil”, matiza Ortiz.

La semana pasada, un estudio aparecido en ‘American Journal of Roentgenology’ valoraba el uso de sistemas como la PDA o el iPod Touch para visualizar una radiografía de muñeca o un TAC (Tomografía Axial Computerizada) de cabeza. Al compararlo con las estaciones de trabajo de los hospitales, ambos dispositivos resultaron igual de eficaces a la hora de identificar trastornos como una fractura de muñeca o una hemorragia intracraneal.

En el citado centro alicantino, ya es pura rutina que el radiólogo de guardia no tenga que desplazarse al hospital para ofrecer un informe sobre una radiografía. Eso sí, para realizar el diagnóstico necesita emplear un ordenador y un monitor clásicos. “Todavía no disponemos de la tecnología necesaria para poder transmitir las imágenes con la suficiente calidad a los dispositivos portátiles”, apunta Ortiz. Como él mismo añade, “en poco tiempo, podrá viajar todo tipo de información. Ya contamos con las suficientes técnicas de seguridad, los datos van encriptados, y con la tecnología 3G se puede hacer casi cualquier cosa”.

Aunque es imposible predecir lo que traerá el futuro, y mucho menos en avances tecnológicos, parece que esta década, la que se inicia en 2012, está llamada a ser la de la medicina digital o medicina 2.0. Así lo sostienen expertos como Eric J. Topol, del Instituto Scripps de Ciencia Traslacional (Estados Unidos), que publica un comentario al respecto en la revista Science Translational Medicine. Para él, la tecnología sin cables y la genómica serán los ejes del futuro. En el caso de la primera, serán esenciales los sensores que monitoricen continuamente a los pacientes, sobre todo a los crónicos, o los dispositivos portátiles. Esto, combinado con la información genética, mejorará la posibilidad de “prevenir enfermedades” con un componente hereditario. Por ejemplo, se podría controlar con un sensor ‘wireless’ el nivel de glucosa en la sangre de un paciente con riesgo de sufrir diabetes mellitus.

¿Que sucede con el aprendizaje medico?

Las universidades de medicina están abarcando y pisando fuerte este apartado.

Todos los alumnos de primer año de medicina así como también los masters de la Universidad de Stanford recibieron un iPad 2.

La universidad expresó que existen cuatro razones que fundamentan este programa; entre las que mencionaron: la posibilidad que brinda el dispositivo de crear nuevas y eficientes formas de aprendizaje móvil; la flexibilidad del iPad; su capacidad de dar acceso a la información de libros de texto e imágenes en cualquier momento y lugar; y el cambiar el programa impreso por uno en formato PDF que permite una mayor interactividad en cualquier parte del campus.

Ubicada cerca de la cede central de Apple en la bahía de San Francisco la universidad de Stanford tiene una historia de cercanía y buenas relaciones con Apple y en especial con su CEO, Steve Jobs, quien fue tratado por su cáncer pancreático por médicos de esta facultad.

Además Stanford fue una de las primeras instituciones en adoptar al programa iTunes U, que ofrece cursos y contenido educativo gratuito a través de iTunes, incluyendo el iPhone Application Programming donde se enseñan los principios para programar para los dispositivos portátiles de Apple.


@jorgedalca en twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: